jueves, 2 de junio de 2011

VÍAS DE TRANSMISIÓN Y FORMAS DE PREVENCIÓN

VÍAS DE TRANSMISIÓN
Y FORMAS DE PREVENCIÓN
El virus del SIDA se encuentra en todos los fluidos del organismo de una persona
portadora del VIH o seropositiva: sangre, saliva, semen, secreciones
vaginales, lágrimas, orina, etc. Sin embargo los únicos capaces de transmitir
el VIH en cantidad suficiente son: la sangre, el semen, las secreciones vaginales
y la leche materna. El resto de fluidos, aún cuando puedan contener
VIH, éste se encontrará en cantidad mínima y por ello no podrán transmitir
la infección.
La transmisión se produce cuando la sangre, el semen o flujo vaginal de una
persona seropositiva o enferma de SIDA entra en el torrente sanguíneo de otra
persona.
Por lo tanto, las vías de transmisión del VIH son:
-Sanguínea.
-Madre-hijo/a.
-Sexual.
Transmisión sanguínea
La transmisión por vía sanguínea tiene lugar cuando la sangre infectada entra
en el torrente sanguíneo de otra persona.
Esto puede ser por el uso compartido de agujas (tatuajes, pearcing...), jeringuillas,
objetos cortantes y enseres personales (cuchillas de afeitar, cepillo de
dientes...) contaminados por el VIH.
¿Cómo prevenir?
- No compartir agujas, jeringuillas o cualquier otro material para pincharse.
Se debe utilizar una jeringuilla nueva para cada inyección.
12
C A M P A Ñ A D E P R E V E N C I Ó N D E L S I D A
- Las agujas, jeringas y objetos similares que se utilizan en las consultas médicas,
hospitales, etc., no suponen ningún riesgo, ya que este material es de un
solo uso o está esterilizado.
- Con los pearcing, los tatuajes, la depilación eléctrica o la acupuntura, es
importante asegurarse que se usa un equipo nuevo o estéril.
- Cómo norma de higiene básica, no se deben compartir objetos de aseo personal
(cuchillas de afeitar, cepillo de dientes, instrumentos de manicura...).
- En el caso de transfusiones sanguíneas, desde 1987 toda sangre donada es
examinada y destruida si resulta estar contaminada por el VIH. También el
material para donar sangre es estéril y de un sólo uso.
Transmisión madre – hijo/a
Una mujer seropositiva, tiene de un 20% a un 40% de posibilidades de tener
un hijo/a infectado/a. Puede transmitir el virus por vía sanguínea durante el
embarazo (a través de la placenta) o el canal del parto. También a través de
la leche materna se puede transmitir el virus.
Todos los bebés de madres seropositivas nacen con los anticuerpos del VIH,
esto no quiere decir que todos estén infectados por el virus, sólo a 1 de cada
4, la madre transmite el virus. A partir de los 18 meses se puede saber si el/la
niño/a tiene el virus.
¿Cómo prevenir?
En este caso, la mejor manera de evitar la transmisión del VIH al bebé es evitar
el embarazo. Por ello, es fundamental que las mujeres portadoras del VIH
consulten con especialistas antes de quedarse embarazadas.
En caso de ser portadora del VIH y estar embarazada, es importante saber que:
- Existe la posibilidad de interrumpir voluntariamente el embarazo dentro de
las 22 primeras semanas de gestación, acogiéndose a los supuestos legales.
- La atención sanitaria regular desde el principio del embarazo es muy importante.
El tratamiento con medicamentos puede disminuir el riesgo de transmisión
del VIH al feto.
C A M P A Ñ A D E P R E V E N C I Ó N D E L S I D A
G U Í A D E P R E V E N C I Ó N D E L A T R A N S M I S I Ó N D E L V I H P A R A M E D I A D O R E S Y M E D I A D O R A S
13
- Dado que una de las formas de transmitir el VIH es a través del canal del
parto, es aconsejable la cesárea.
- Teniendo en cuenta que la leche materna puede transmitir el virus del SIDA,
es importante no dar de mamar al niño/a.
Transmisión sexual
En la vía sexual, la transmisión del VIH se produce en las siguientes relaciones
sin protección:
- Penetración vaginal o anal.
- Relación buco-genital (sobre todo entraña riesgo si hay lesiones en la boca
o en los genitales, se ingieren las secreciones o se mantienen en la boca).
La transmisión se realiza a través del contacto de fluidos: sangre-sangre, sangre-
semen o secreciones vaginales.
Durante las prácticas sexuales, normalmente, se producen pequeñas lesiones
o heridas microscópicas en las mucosas de la vagina, pene o ano. A través de
estas pequeñas aberturas el virus puede pasar a la sangre. Por lo tanto, todas
las prácticas sexuales que favorecen las lesiones y las irritaciones conllevan
un aumento del riesgo de transmisión. La mucosa rectal es más frágil que la
mucosa vaginal, por lo que es más fácil que se produzcan lesiones en la
penetración anal.
El riesgo se incrementa si se mantienen relaciones sexuales mientras se sufre
alguna otra enfermedad de transmisión sexual (porque provocan la aparición
de úlceras o llagas en los genitales).
Una sola práctica sexual de riesgo puede bastar para transmitir el VIH. No
obstante, la posibilidad de contraer la infección aumenta con el número de
veces.
Tanto el varón como la mujer pueden transmitir el virus a sus parejas. En la
mujer seropositiva, el periodo de la menstruación es más infeccioso a causa
del flujo de sangre.
14

1 comentario: